Posteado por: lasevic | noviembre 1, 2010

El futuro de ETA

La petición de cese definitivo de las armas por parte de los líderes políticos abertzales marca un antes y un después en la historia de la banda terrorista.

A principios de este mes de septiembre la izquierda abertzale comandada por Arnaldo Otegui, con el apoyo del sindicato aberzale de trabajadores, establecía en su congreso anual “la necesidad de un proceso de paz que ponga fin a la violencia en Euskadi y devuelva  a la izquierda nacionalista a las instituciones”.

Esta misma semana, la propuesta se hacía oficial y desde las filas independentistas se pedía directamente a ETA el anuncio del cese definitivo de la violencia para poder encauzar un proceso de paz tutelado por dirigentes de prestigio internacional en la resolución de conflictos.

EL PORQUÉ DEL CAMBIO DE ESTRATEGIA

El giro, tal y como lo analizan expertos en la materia como son el Catedrático de Ciencia Política Antonio Elorza o el experto periodista de El País en éste campo, Ruiz Aizpeolea, se debe a varios factores pero sobretodo a uno.

La Ley Antiterrorista ha ido minando las        opciones operativas de ETA. Desde hace dos  años es raro el mes que no se detiene a alguna  “cabeza dirigente” de su aparato  interno. Además, la consideración de las  organizaciones juveniles abertzales Ekin y    Jarrai como un brazo más de ETA por parte de  la justicia ha mermado la cantera de la banda.

Otra clave más importante aún, ha sido la  ilegalización de Batasuna y la persecución  frente a los intentos de crear “partidos  máscara” para eludir la ley de partidos. Éstas  medidas han dejado sin financiación por parte  del estado y sin representación local al  movimiento abertzale; asunto éste de máxima    importancia, pues el caladero de votos y apoyos, así como la base de sus estrategias de movilización y de protesta se organizan sobretodo a nivel local en el seno de pequeñas pueblos y localidades industriales del País Vasco.

Pero la gota que finalmente ha colmado el vaso para lograr este cambio de estrategia ha sido la petición formal de la entrega de las armas por parte de los dirigentes abertzales, que ven en la experiencia de Esquerra Republicana de Catalunya o de Aralar, que le ha robado apoyos, ejemplos a seguir y como  únicos modelos válidos para acudir a las próximas elecciones vascas y no acabar convirtiéndose definitvamente en un movimiento residual.

RIESGO DE RUPTURA

Sin embargo, el problema reside en que la izquierda abertzale sigue dependiendo aún de ETA para poder encauzar sus políticas, puesto que el brazo armado del movimiento indepentista sigue teniendo la fuerza moral (los etarras son considerados mártires y héroes en éstos círculos) y real a dia de hoy.

Pero al menos, en el seno de ETA también han comenzado los movimientos.Las divisiones internas de la banda ante una u otra estrategia sobre la violencia, las detenciones cada vez más frecuentes que además han provocado cambios constantes de líderes, el último fracaso del proceso de negociación, la estrategia conjunta de no establecer contactos con la banda del gobierno y de la oposición y el hartazgo de más de mil presos etarras en las cárceles españolas que ven el proceso de paz como una esperanza de libertad, hacen que muchos miembros vean ya la estrategia de la violencia como un esfuerzo inútil que además pone en riesgo la convivencia con el sector político y sindical.

Anuncios

Categorías